¡Se vienen los 10 años!

unnamedY casi sin darnos cuenta ya han pasado casi diez años de existencia. Un camino para nada fácil, nadie dijo que lo sería, pero que sin duda lo volveríamos a recorrer. Una idea, una motivación que se convirtió en una empresa, que es hoy un aporte al medio ambiente en nuestro país, pero que en absoluto siente que ya está todo hecho, muy por el contrario.

Hace ya cerca de diez años (en realidad 12, dos años dedicados a la investigación y al trabajo en escala menor) nace Eco3R a partir de una campaña llamada:

 

“Únete al movimiento mundial contra las bolsas de plástico”

Impulsada nada más y nada menos que por un grupo de jóvenes chilenos, entusiastas y muy comprometidos con el tema medioambiental, editores de la mítica (y aun no entiendo por qué no continúan) página web: Ecología del sur, corría el año 2007.

waste-1741127_1920

 

 

 

 

 

Revisa aquí el post que nos remeció y nos hizo poner manos a la obra.

Del dicho al hecho

Iniciamos entonces el  trabajo que nos movilizaba, confeccionando bolsas de algodón de calidad, poniéndo énfasis en la durabilidad.

Bolsas para el supermercado, para las compras del pan o Pilguas. Sí, antes uno iba con su bolsa de género a comprar el pan y la traía de vuelta a casa, si no me crees pregúntales a tus padres o abuelos.

De a poco nos fuimos posicionando en el mercado chileno, trabajo nada fácil, en Chile el emprendimiento es todo un desafío.

Universidades, estamentos públicos y privados, diferentes congresos fueron sumándose a la campaña mundial en contra de las bolsas plásticas y fueron privilegiando durabilidad y calidad a toda prueba con nuestras bolsas.

En la Cátedra Abierta que organizó la Universidad Diego Portales,  en homenaje al escritor Roberto Bolaño pudimos lucir nuestras bolsas (incluso circulan algunas en el extranjero) con el retrato de nuestro escritor en una excelente actividad organizada por esta institución.

El lento proceso de concientización

Si bien es cierto Chile ha avanzado en materia medio ambiental, creando puntos limpios para incentivar el reciclaje, sumado a las iniciativas de algunas municipalidades para promover el uso de las bolsas reutilizables, etc. aún falta mucho camino que recorrer…

Con toda la información que contamos en esta era, para nadie ya debiese ser noticia el grave daño que causan las bolsas de plástico al ecosistema.

Si sólo nos detuviéramos un minuto a pensar en el daño que nos hacemos a nosotros mismos no dudaríamos en rechazar las bolsas que nos entregan a destajo en cualquier tienda.

No deja de sorprenderme que con la cantidad de datos duros que contamos no dispongamos de un sistema de reciclaje 100 % efectivo y que aún se use (y abuse) de la “bolsita de plástico”

 

Decir: “No gracias, traigo mi bolsa”

Repetirlo y repetirlo como un mantra, hasta que se haga una costumbre. Llevando a todas partes nuestra propia bolsa, provocamos un individual pero gran aporte a nuestro entorno que sumado a otra iniciativa  y a otra y así sucesivamente desencadena en un cambio colectivo de gran envergadura.

 

eco3r eco3r

Leave a Reply Text

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *